Ser fuerte para ser útil

articulo_bajaUn lema del Parkour – Stephane Vigroux

El texto que viene a continuación es una traducción del artículo “Be strong to be useful” publicado por Stephane Vigroux, y traducido para esta web por Jonan Nieto, previo consentimiento de su autor. El texto original puede encontrarse en el siguiente enlace:

https://www.facebook.com/vigrouxstephane/posts/1318152218290664

Ser fuerte para ser útil. David Belle (fundador del Parkour) me introdujo a esta idea cuando empecé mi entrenamiento, y me explicó que este concepto le había sido transmitido por su padre. Básicamente significa que la fuerza que adquieres con tu práctica física debería ayudar a los demás de alguna manera. Éste es hoy en día una de las frases o principios que prácticamente todos los practicantes conocen y utilizan para describir una parte de la filosofía del Parkour. He llegado a ver esta frase tatuada en muchas personas alrededor del mundo. Es una frase bastante llamativa, ¿verdad?. ¿Pero, en realidad, cómo definimos todos nosotros de forma individual este concepto? ¿Y cómo lo llevamos a cabo?.

Tomémonos un tiempo para echar un vistazo al significado de estas cinco palabras.

Ser fuerte: Al oír esto algunos de vosotros y vosotras os estáis mirando los músculos y el tamaño de vuestro brazo. Supongo que hasta cierto punto es cierto que el ser físicamente fuerte, capaz y resistente se ha convertido en un elemento fundamental del entrenamiento en el Parkour. No podemos negar el aspecto físico del Parkour y el entrenamiento que debería venir acompañándolo para poder llevar a cabo una práctica sana y duradera.

Como ya sabrás, además de hacerte fuerte físicamente el Parkour ofrece muchos caminos y herramientas para mejorar tu fortaleza mental: fuerza de voluntad, capacidad para enfrentarte al miedo y superarlo, toma de decisiones, adaptación a un entrenamiento orientado en objetivos o en solución de problemas, conexión con tu creatividad, mejorar tu entrega, concentración, coraje…

El Parkour engloba el desarrollo de la mente y el cuerpo. La complejidad de los tipos de movimientos que llevamos a cabo en combinación con la atención e intención que ponemos en cada tarea, es decir, una práctica deliberada, proporciona al practicante enormes beneficios tanto a nivel físico como mental. El Parkour te sumerge en el momento debido a la naturaleza exigente de los movimientos que ejecutas. Debes estar aquí y ahora, a diferencia por ejemplo de el salir a correr, donde tu mente tiene mucho más espacio por el que deambular si no haces el esfuerza extra de centrarte en el momento. Me gusta usar el término de “movimiento consciente” para la práctica de Parkour.

Hemos hablado ya de la fortaleza física y mental. ¿Nos convierte esto realmente en seres humanos fuertes? No. Nos convierte en físicamente y mentalmente fuertes, nada más. En otras palabras, tenemos un par de herramientas a mano que podrían ser útiles para lo que realmente importa. No permitas que tu ego te diga lo contrario sólo porque puedes impresionar a la gente en la calle con tus saltos “espectaculares” o porque tus redes sociales están por las nubes…

El test definitivo de las habilidades que adquirimos a través de nuestra práctica debe ser aplicado e implementado en nuestras vidas. En esencia, lo más importante que hacemos cada segundo de cada día es vivir nuestras vidas. Vivir nuestras vidas felices, en paz, en sintonía con nuestro “¿Por qué?”, con quiénes somos, y con nuestro propósito, requiere fuerza real y compromiso diario. Y a menos que todas las cosas y fortalezas que estás aprendiendo con tu práctica no te estén ayudando a vivir una vida mejor y más llena de significado, las encuentro irrelevantes. No son más que una distracción, alimentando y haciendo crecer tu ego, lo que te separa del verdadero significado de fortaleza. Al menos en mi opinión.

Consideremos el concepto de coraje, por ejemplo. Escucho “¡El Parkour me hace valiente!”, “desarrolla mi coraje”. Por lo tanto, me hace fuerte. No estoy de acuerdo con ello. Puede que aprendas a desarrollar coraje en una tarea específica en un contexto físico, pero no te hará fuerte en otras áreas de tu vida necesariamente.

Si tienes el coraje de realizar un salto que te da miedo pero no encuentras el coraje para hacer lo correcto para tu vida en general, ¿en qué sentido es esa una habilidad relevante en el gran esquema de las cosas?. Si eres lo suficientemente valiente para arriesgarte en un movimiento, pero no estás dispuesto a arriesgarlo todo y comprometerte totalmente en una relación porque tienes miedo a que te hagan daño, por ejemplo, ¿en qué sentido es esa una habilidad útil y relevante?

Como no dejo de decir: no estamos aquí para saltar. Estamos aquí para vivir. Y, ójala, una vida feliz y llena de sentido. Ojalá tengas fuerza para tomar esta decisión.

 Ser útil: Ésta es la verdadera clave. La meta final del proceso de ser fuerte.

Durante este verano del 2017 en Evry, mientras estaba enseñando para el evento Evry Mode ADD, lo experimenté de nuevo junto a Williams Belle. Llegué super relajado al evento en modo vacaciones, totalmente en baja forma después de pasar uno de los años más duros, pero mentalmente emocionado por el evento. Necesitaba reconectar con la fuente (oh, por cierto, no recomiendo a nadie asistir a uno de los eventos Yamakasi sin estar en forma :P).

Una mañana Laurent Piemontesi, sorpresa sorpresa, estaba dirigiendo una sesión del infierno basada en movimiento cuadrúpedo. Ese hombre es una bestia. Gran volumen de trabajo, muy poco descanso, preguntándote cuándo acabará esto, eres tú contra tí mismo. Intentando poner buena cara y hacerlo lo mejor posible, me dejé llevar por el ejercicio, aceptando el dolor y el reto. Tozudamente, y queriendo acabar lo que había empezado, seguí adelante y los últimos sets fueron bastante difíciles y solitarios. Inmerso en mi propio mundo mientras avanzaba, tuve una visita sorpresa de un viejo amigo e instructor.

Williams llegó tarde y empezó 30 minutos después de todos nosotros. Se puso sus lastres en los tobillos antes de empezar y terminó el reto 30 minutos antes que cualquiera. ¡Todo ello con una técnica ejemplar! Después se acercó a mí y me ayudó a terminar todos los sets que me quedaban y los hizo conmigo. “Aller Steph” dijo, con una gran sonrisa en la cara y una presencia solidaria.

No estaba a mi lado para demostrar lo fuerte que era, estaba verdaderamente a mi lado para ayudarme, para compartir un momento especial conmigo. Esta parte es importante. Es fácil perderse en “ayudar” a otros con la intención oculta de sentirnos bien con nosotros mismos por ello. Hay aquí una trampa sutil donde tu ego quiere el reconocimiento por la noble acción. Ayudar es un gesto altruista. No es necesario jactarse de ello o escribir un artículo sobre ello y contarle al mundo tu “buena” acción. Todo lo que tienes que hacer es hacerlo. Con total honestidad y por aquel que necesita ayuda. No por ti.

Williams no le quitó nada al momento o a mí. Se lo dio todo, al momento y a mí. Si no fuera porque estoy contando la historia ahora, nadie lo sabría. Además, con la sabiduría que los grandes instructores tienen, sabía que era necesario para mí y que era el momento adecuado para construir esta experiencia. Me sentí agradecido y querido en ese momento.

Algunos días después, a lo largo de la semana, Williams decidió crear otra situación de aprendizaje para mí. Estábamos visitando a una vieja amiga, “La Dame du Lac” (La Dama del Lago), había pasado tiempo, y quería decir hola y mostrar mis respetos a un lugar donde dejé un poco de mí, y donde construí un poco de mí también. Escalando hasta la cima, nos encontramos en la plataforma más alta, y tuvimos una conversación llena de significado mientras disfrutábamos de las vistas. Un momento tranquilo. Pasado un rato decidí bajar y decir adiós a la Dama. Parecía que Williams había decidido quedarse en la cima un rato más.

Cuando estaba a medio camino, escuché a Williams gritar “¡Steph! ¡Necesito tu ayuda!”. Miré arriba y Williams estaba en una posición rara colgando de la plataforma más alta, enganchado con una de sus piernas. “¡Estoy atrapado!” gritó, “¿Puedes ayudarme?”. El momento tranquilo y encantador se esfumó en un instante.

Mi respiración cambió de inmediato y todo mi ser se activó. Comencé a escalar hacia él lo más rápido que pude. Mientras trepaba me asusté, empezando a imaginarme los periódicos del día siguiente: “¡Un Yamakasi muere!”. Empecé a tener miedo de verdad, nunca había visto a Williams en problemas antes, así que le pregunté si estaba bien y le dije que respirara con calma mientras estaba de camino. “¡Date prisa!” me dijo, con calma pero también con ansiedad en la voz. Y la imagen del maldito periódico y el título mortal volvieron a trastornarme la mente. Me impulsé rápidamente a la plataforma, me incliné hacia él, le ofrecí la mano y le agarré para poder por fín subirle.

Mientras tiraba de su brazo y su cuerpo, su cara apareció de debajo de la plataforma y, para mi sorpresa, ¡descubrí una gran sonrisa en su cara! Terminé de tirar de él y subirlo a la plataforma del todo, nos sentamos, y dijo: “Ahora sabes cómo se siente al ayudar a alguien”. Y sonrió. Yo estaba aún en shock intentando procesar lo que acababa de pasar. Fue una experiencia intensa. En ese momento había sentido la urgencia real de ayudar a una persona necesitada. Estaba contento de que estuviera a salvo.

Estas dos pequeñas lecciones tuvieron lugar en un contexto físico, mientras practicábamos Parkour, pero me sirven de recordatorio para saber:

  1. Cómo te sientes al ser ayudado.
  2. Cómo te sientes al ayudar.

Ser útil es un estado mental permanente constituido de pequeños gestos hechos día a día en la dirección adecuada. Nuestra conciencia debe expandirse más allá de nuestro entrenamiento o instrucción, y nuestra meta debería ser marcar la diferencia en cualquier momento de nuestras vida. Cosas simples como recoger una basura en la calle y echarla a la papelera. Abrir la puerta a alguien, sonreír a un desconocido, entablar conversación con alguien que parece necesitar charlar, un “¿Cómo estás?” sincero en el que realmente escuches la respuesta…

Me gustaría que más gente en la comunidad del Parkour se diera cuenta del significado detrás de esas palabras: Ser fuerte para ser útil. Yann Hnautra (fundador de Yamakasi) dijo una vez que “fuerte” es una palabra difícil de llevar con uno mismo y aceptarla totalmente. Es una gran palabra con mucha responsabilidad. El Parkour está creciendo y expandiéndose tan rápido que gente como yo y los fundadores pronto no estaremos, ¿y que quedará de nuestra disciplina? Deseo que las nuevas generaciones sean más responsables y conscientes de sus acciones. Debemos mantenernos humildes. O el Parkour nos hará medio fuertes y totalmente egoístas. Lo sé, he estado ahí.

El verdadero valor de desarrollar fortaleza para uno mismo es ponerla al servicio de otros. Está bien utilizar todas las herramientas disponibles del Parkour (o de cualquier otra disciplina, la verdad) para ayudarte a crecer y hacerte fuerte en muchos aspectos de tu vida. Al final, no hay mejor propósito que servir, teniendo un impacto positivo y significativo a gran escala. ¿Crees que tu fuerza está ayudándote en ello todos los días? Merece la pena tomarse el tiempo de reflexionar en ello.

Si de verdad la tienes y de verdad eres fuerte, entonces tienes que devolver parte de esa fuerza. De verdad.

Stephane.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s